lunes, 16 de diciembre de 2013

LO QUE ME QUEDA


Me quedan poemas que darte,
canciones que dedicarte.
Me quedan risas que echar contigo,
ratos de mirarte a los ojos.
Me queda perderme en tu carita,
me quedo sin la fuerza de tu mirada
y de tu sonrisa.
Me quedo sin saber
cómo es la piel de tus manos,
o cómo siente mi alma al abrazarte.
Me quedan caricias por darte,
pues no pude ni comenzar,
y me quedo sin las tuyas.
Me quedo sin quedarme sin palabras
al tenerte delante por primera vez.
Me quedo con las ganas de que me veas tejer,
y sin ver atardecer en tu porche.
Me quedo sin contarte mi vida
y sin oír la tuya.
Me quedo sin poder mostrarte cómo soy
y lo que irradio.
Me quedo sin cocinar para ti,
sin aprender de tus hábitos saludables.
Me queda sentir la plenitud de tu carcajada.
Me queda el campo contigo.
Me queda que todo esto hubiera llegado a suceder.
Me quedo con los suspiros arritmicos
fruto de quedarme sin ti.